Así lo señaló la revista especializada The Lancet que recientemente publicó un documento en el que se relacionaba a la enfermedad hepática, de la que se desconoce el origen exacto, con el COVID-19.

En las últimas semanas los casos aumentaron en todo el mundo y en Argentina se registraron varios también lo que produjo que el Ministerio de Salud emitiera un alerta nacional.

Los pacientes afectados suman 450, según un informe divulgado por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), casi 100 más que los 348 informados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su último reporte de esta semana.

La OMS anunció hace pocos días que se trabaja en varias hipótesis para determinar el origen de la hepatitis aguda infantil y precisó que tres de ellas se vinculan con el coronavirus.

En tanto, la revista médica The Lancet publicó el viernes un estudio de los doctores Petter Brodin y Moshé Arditi, en el que se investigaron las causas de varios de los casos detectados de la enfermedad de origen aún desconocido.

El informe da cuenta de los casos registrados en el Reino Unido, Europa, Estados Unidos, Israel y Japón, y realiza consideraciones primero generales. “La mayoría de los pacientes presentan síntomas gastrointestinales y luego progresan a ictericia y, en algunos casos, insuficiencia hepática aguda”, aseguran los científicos.

Los especialistas indicaron que: “Planteamos la hipótesis de que los casos de hepatitis aguda grave en niños notificados recientemente podrían ser consecuencia de la infección por adenovirus con trofismo intestinal en niños previamente infectados por SARS-CoV-2 y portadores de reservorios virales”, puntualizaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *