Por Gustavo Díaz

Después de varios días me animé a ver el video en el que un alumno, harto de sufrir humillaciones y víctima de bullying; reaccionó violentamente contra otro compañero en plena clase.

Sí, estuvo mal. Lo sé.

Pero me pregunto también:  ¿Cuánto habrá soportado para explotar así?.

El bullying es una enredadera de maldad que trepa las paredes de las escuelas de argentina y San Luis y ahorca  lentamente el alma y el espíritu de miles de niños y jóvenes.

Cuanto dolor e impotencia habrá sentido este chico para reaccionar así. ¿Qué contención tuvo en la escuela?. ¿Sus padres sabían lo que estaba viviendo y sufriendo?. ¿Los docentes estaban al tanto?

Al video lo observé una sola vez y fue suficiente.

La información que ilustra la nota dice que el chico tiene autismo y era constantemente molestado por el otro alumno, cuya risa y violencia verbal y física, detona el odio en su compañero; que mucho más grande físicamente, lo termina golpeando fuertemente ante la mirada y el intento desesperado de la docente en frenar tremendo acto de violencia, pero también de dolor.

Como si fuese poco.  El bully o bulleador o acosador, saca una gomera (honda) y le arroja un proyectil directo a la cara (Que hacía con eso en el aula?).   La situación se descontrola. La violencia se apodera del momento y el chico acosado (mucho más alto y grande) lo golpea desenfrenadamente.

Mientras todo sucede, los demás alumnos observan aterrados.

Miedo, terror, dolor, asombro, tristeza, llantos y desesperación. Sentimientos y sensaciones que describen el bullying en tiempo real.

Niños que fueron testigos directos del peor flagelo.

Pero hablemos sobre el bullying en Argentina

En Argentina 7 de cada 10 niños y niñas sufren bullying y otras formas de violencia escolar

En el período abarcado por la investigación, se contabilizaron 14.800 casos en el país, lo que implica un incremento del 20 por ciento con respecto al último informe, realizado en 2019, donde se habían registrado 12.300 casos.

Las estadísticas de casos de bullying varían según cada provincia: la Ciudad de Buenos Aires presentó un 18%; Buenos Aires un 14%; Santa Fe 8%; Córdoba 7 %; Mendoza 6%;  Jujuy, Misiones, Neuquén, San Juan y San Luis un 4%; y Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Río Negro y Salta un 3%.

Formosa, La Pampa, La Rioja, Tucumán, Santa Cruz, en tanto, presentaron el 2%, mientras que las provincias que registraron el porcentaje más bajo de acoso fueron Catamarca y Tierra del Fuego, con 1%.

Para cerrar, espero que estos dos chicos tengan la contención necesaria. Que puedan hablar del tema en el aula. Y que desde la escuela se activen los protocolos que existen para afrontar este tipo de situaciones.  No más bullying.

Maldito bullying.

Más información en https://bullyingsinfronteras.blogspot.com/

Por Gustavo Díaz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *